Me desgarro, me coso, vuelvo a guardar el cuchillo en su funda.

Me tiento, me pierdo, provoco el caos.

Deseo, padezco, sufro, no voy a ningún lado.

Risas opacas, sonrisas translúcidas.

Suspiros largos, pérdidas de memoria.

Caer en tus brazos es como tirarse por un precipicio.

Crudo, duro, profundo.

Sedienta, atenta, complacida.

Fruto de mi alma,

fuente de inspiración,

no prestes atención a lo que diga tu cabeza,

sino a lo que dicte tu corazón.



M.V.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Saliendo de la jaula